SAN JUAN, UNA DÉCADA A HOMBROS.

 

Hace unos días, una amiga y miembro de la Junta Directiva de la Hermandad a la que pertenezco, me dijo que si podía escribir un artículo que le habían pedido para colaborar en esta revista. Cosa que me ilusionó bastante, pues este año 2003, es un año que está lleno de recuerdos y de ilusiones que me gustaría compartir, tanto con la gente de mi querida Alcantarilla, como con todos vosotros y  aquellos que hasta allí quieran acercarse para disfrutar de nuestra Semana Santa.
 

En 1992 la Directiva de la Hermandad de San Juan Evangelista y Archicofradía de Ntra. Sra. del Rosario, tomó la iniciativa de crear un Tercio de costaleros, con la intención de poder volver a la vieja y bonita tradición de portar a hombros la imagen del joven Apóstol Juan, tradición que se había perdido en el año 1961.

            En mayo de 1993, y tras dos años de ideas y propuestas, la Junta Directiva de la Hermandad de San Juan organizó una reunión para tener una primera toma de contacto y valorar si sería posible conseguir el sueño deseado por todos.
 

En esa primera reunión estuvieron presentes cerca de 50 personas, entre las que nos encontrábamos un pequeño grupo de simpatizantes y seguidores de la Hermandad. Se propusieron ideas, vestimenta, calzado, etc., todo estaba embastado pero faltaba lo más importante, la construcción del trono y el fomentar un espíritu de hermanamiento que nos mantuviera unidos.
 

En reuniones posteriores se propuso crear una Junta Gestora con un Presidente (Francisco Domingo), un Secretario (Antonio J. Pardo) y un tesorero (Cesar Candel); que fueron los encargados de organizar, administrar, y lo más importante, se preocuparon de mantener vivo el interés de los Hermanos Portapasos alimentando su espíritu sanjuanista.
 

Recuerdo el esfuerzo que supuso para algunos el tener que asistir a ensayos y a traslados del trono, pero ahí estaban todos. El trono poco a poco se iba formando, las tallas se veían brotar de la madera: el águila, los Evangelios, las volutas que adornan cada rincón, pero lo más llamativo llegó al año siguiente, los candelabros, cuatro brazos tallados que portaban 13 lámparas cada uno y llenaba de luz la imagen de San Juan y la talla de ocho águilas que iban a ser las puntas de vara.
 

En 1997 el trono fue entregado a la Hermandad una vez concluido el trabajo de los doradores y la Junta Gestora decidió que era el momento de disolverse para poder elegir un Presidente que nombrara su propia Junta Directiva.
 

Cuando me planteé presentarme estaba lleno de dudas y de temor, temor a no poder aportar lo suficiente al colectivo que me eligió. Hacía poco tiempo que formaba parte de la familia nazarena y no sabía hasta que punto me iba a enganchar esta droga que es la Semana Santa.
 

Siempre agradeceré la ayuda a los miembros de esa primera Junta Directiva que se unieron a mi para empezar a trabajar, pues sin ellos no habría sido posible superar esos momentos difíciles que me hicieron pensar en dejar el cargo incluso antes de finalizar el mandato.
 

Gracias por no dejarme hacerlo, porque si el primer mandato fue duro, este me ha llenado de satisfacciones, pues ha sido en estos últimos años cuando he logrado realizar un sueño que tenía desde que empecé a formar parte de la familia sanjuanista, sacar a hombros a la Virgen del Rosario, sueño que compartimos muchos pero que no habíamos logrado conseguir, hasta el año 2001 con la celebración del cincuentenario de San Juan, y que esperamos se mantenga.
 

Si es bonito ver al joven Evangelista sobre su trono lleno de flores y de luz recorrer las calles de Alcantarilla portado por 65 almas, la belleza que transmite la imagen de la Virgen al alba, con los primeros rayos de sol asomando por las esquinas, es inigualable.
 

Para terminar quiero despedirme de todos vosotros e invitaros a acercarse a Alcantarilla a compartir con nosotros estos días de penitencia y lo voy a hacer como solemos hacerlo allí, cuando termina la procesión o cualquier acto sanjuanista, gritad todos conmigo

 

¡Hermanos, Viva San Juan!

Ramón A. Montaño Yuste      

Presidente del Tercio de Portapasos