LA PROCESIÓN DE DOMINGO DE RAMOS EN ALCANTARILLA

 

    La idea que nos movió a crear la procesión de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén en la tarde-noche de Domingo de Ramos en Alcantarilla fue largamente estudiada y en ella tuvimos también en cuenta la experiencia de otras poblaciones de nuestra región. Esta procesión, que parte del templo de San Pedro Apóstol sobre las 6'30 de la tarde y retorna al mismo templo sobre las 9'30 de la noche, desfiló por primera vez en nuestra Semana Santa y al parecer resultó del agrado de la inmensa mayoría de nuestros vecinos.

    Pero el motivo principal de sacar esta nueva procesión no fue otro que contemplar el ciclo litúrgico de la Cuaresma que como sabemos es Vida, Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús.

    Hasta hace unos años, en nuestro pueblo, las procesiones comenzaban el Martes Santo y terminaban el Vienes Santo (con el prólogo de la tradicional procesión de Viernes de Dolores). Es decir, se celebraba la Pasión y Muerte del Señor. Felizmente, y con el esfuerzo de todos, creamos la Cofradía de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado, con lo que se completaba el último ciclo de la Pasión, la Resurrección de Cristo. Pero todavía faltaba el primero de ellos, la Vida de Jesús, y esa tiene pasajes muy hermosos que suceden en sus tres años de vida pública, es decir de los 30 a los 33 años. Por citar algunos, durante el primer año de la vida pública, Jesús expulsa a los vendedores del templo, el encuentro de Cristo con la mujer Samaritana, la curación del hijo de Régulo, la pesca milagrosa, etc.

    En el segundo año, se produce la Institución del Sagrado Colegio Apostólico, el sermón de la montaña, las Bienaventuranzas, la resurrección del hijo de la viuda de Naín, etc... Y, finalmente, en el tercer año de la vida pública la curación de la hija de la Cananea, la promesa del Primado de la iglesia, la transfiguración de Jesús en el Monte Tabor, el encuentro de Jesús con Marta, María y Lázaro, y otros. Como epílogo de los tres años de la vida pública se produce la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén, que el evangelista San Mateo nos describe de la siguiente manera:

    Acercándose Jesús a Jerusalén, habiendo llegado del Monte de los Olivos, envió a dos de sus discípulos diciéndoles: "Id a la aldea que está  enfrente y cuando halléis una burra atada y su pollino con ella, desatadla y traédmelos. Y fueron sus discípulos e hicieron lo que les había mandado Jesús. Y trajeron  la burra con el pollino, y les aparejaron con sus vestidos y les hicieron sentar encima. Y una gran muchedumbre extendió vestidos por el camino, otros cortaban ramas de los árboles y las echaban por el suelo y las gentes que iban delante y las que venían detrás clamaban diciendo:
"HOSANNA al hijo de David, bendito el que viene en nombre del Señor".

    Al entrar Jesús en Jerusalén, el recibimiento era como un río desbordado, un triunfo sin igual, lleno de santo entusiasmo, las voces llenan el espacio, el clamor de alegría resuena en el interior de la ciudad.

    "Bendito el que viene en nombre  del Señor.

    Nos gustaría que son el paso de los años esta procesión se ampliara y no solamente seamos tres las Hermandades que participan, sino que, tomando como base lo expuesto, veamos en Alcantarilla otros grupos escultóricos que representan la vida de cristo.

FULGENCIO SÁNCHEZ RIQUELME