Para presentar la página web, hemos creído oportuno echar mano al acta fundacional de la Hermandad de San Juan Evangelista y como dato histórico vamos a transcribir literalmente lo que se expone en dicha acta, que dice lo que sigue:

"Eran ya, varios años, que el titular de nuestra Hermandad, San Juan Evangelista, era atendido durante las procesiones de Semana Santa, por parte de la Junta Directiva de Ntra. Sra. del Rosario; y de un modo especial por su Hermano Mayor D. Octaviano Garrido Jiménez. Así el estado de cosas, fue progresando tal protección y se pensó, allá por el año 1950, año Santo por demás, el constituir una Hermandad que se hiciese cargo del que había de ser su titular; y que contribuyera con ello a dar mayor esplendor a la Semana Santa y a nuestra querida Villa de Alcantarilla. Para ello, en una íntima reunión de amigos en casa de Octaviano Garrido, se constituyó la comisión fundadora y que estaba integrada por los siguientes miembros:

D. Octaviano Garrido Jiménez, D. Ángel Sánchez Gómez, D. Manuel Pacetti García, D. Manuel Mengual Crespo y D. Pedro Herrero Ocaña.

Fueron muchas las vicisitudes por las que se tuvo que pasar, pues no siempre las cosas salen como se tiene proyectado. Pero fue la mayor y más importante preocupación, la de siempre, el dinero. Se decía si podemos tener tantos y cuantos hermanos, pero y dinero para vestirlos, ¿Cómo adquirirlo? Pero, G. a Dios, todo fue solucionándose poco a poco y de tal solución son muy de destacar las cualidades de dos de sus componentes. De una parte la pericia de Ángel Sánchez y de otra el gran desinterés de nuestro Hermano Mayor, Octaviano Garrido, que de un modo desinteresado puso el dinero que tenía a disposición de la naciente Hermandad.

Así fue pasando el tiempo, hasta que llegamos al mes de mayo, en que se pensó que lo primero que se debía hacer, era el ver que tal respondía el pueblo a nuestro proyecto y con gran satisfacción, pudimos observar que la acogida no podía ser mejor, por lo tanto lo principal estaba, los hermanos.

Ya se tienen hermanos, pero había que tener algo para regirlos, como cualquier sociedad legítimamente constituida, y entonces se pensó en confeccionar un Reglamento.

Fueron muchos los quebraderos de cabeza que hubo que soportar para su confección. Pues había que tener en cuenta que era una cosa fundamental y que de su buena o mala confección radicaba el que el resultado de nuestras ilusiones fuese fructífero o no.

Por fin el proyecto de Ángel Sánchez fue aprobado por la Comisión fundadora e inmediatamente fue leído ante el Sr. Cura Párroco de San Pedro, D. Lorenzo Pastor Puertas, quien haciendo alguna salvedad, como perito en la materia, le dio el visto bueno y con él enviado al Sr. Obispo de la Diócesis, para que le diese la aprobación correspondiente y con ello entraría en vigor en la incipiente Hermandad.

Eran diarias las reuniones y conforme avanzaba el tiempo, mayores las preocupaciones. Ya todo lo concerniente a organización iba a dar su fin, pero ahora venía lo peor el designar el uniforme o túnica que debían lucir los hermanos en Semana Santa. ¿Cómo había de ser? Fueron muchas las revistas ojeadas, los modelos innumerables, los colores múltiples, así mismo como las combinaciones. ¿Cuál elegir? Si una era bonita, la otra lo era más; si la elegancia era grande en unas, la vistosidad era el mejor apelativo de la otra.

Así transcurría el tiempo hasta que Octaviano Garrido nos indicó su proyecto, que con algunas variaciones, pocas, fue el que había de ser el definitivo. Y era el siguiente: túnica blanca, capa del mismo color y con vueltas rojas, capuchón del mismo color que las vueltas, así como el fajín, y un escapulario con las insignias de San Juan, además de llevar el escudo en la manga de la  capa.

Ya estaba el uniforme, pero y el dinero dónde, se pensaba en letras firmadas, créditos de banco y otros muchos medios; pero todo ello acarreaba gastos. Pero todo fue salvado gracias al arrojo de nuestro Hermano Mayor Octaviano Garrido, que puso a nuestra disposición su pequeño pero sano capital.

Todo estaba resuelto y las listas de hermanos confeccionadas. Se empezó a confeccionar túnicas, después de noches sin dormir fueron terminadas Miércoles Santo. Por fin llegó el día tan ansiado, Jueves Santo de 1951, parecía un sueño a los que tantos ratos amargos pasamos el ver por primera vez en la calle a nuestra Hermandad. Todo nuevo hasta el titular San Juan, que gracias a los beneficios de las rifas y loterías era pagado. Resplandecía la noche de Jueves Santo como nunca al paso de los blancos nazarenos. Nuestro paso era saludado por un clamor del público, que en masa contemplaba la procesión desde calles y plazas.

Todo había salido como esperábamos, nuestra indescriptible alegría salía a través de la tela del capuchón. Ya todo iría bien y después de dar gracias muchas a Dios esta Comisión fundadora entrega su trabajo a la Hermandad y deja al pueblo entero, libre, para que haga sus juicios y comentarios a su modo de proceder".

Fdo.: Pedro Herrero Ocaña.

Y de esta forma termina la primera acta de la Hermandad de San Juan Evangelista que escribió su primer secretario fundador D. Pedro Herrero Ocaña.

Fulgencio Sánchez Riquelme
Vicepresidente de la Hermandad
y Cronista Oficial de la Villa